Historias y recetas

08 de Noviembre de 2011

Me encantan las historias con recetas. Me explico. Existe en el universo literario un submundo de historias salpicadas de recetas culinarias que aparecen generalmente colocadas al final de cada capítulo. Con unas características tan definitorias como la literatura juvenil, en estos libros el protagonista suele estar insatisfecho con su vida a pesar de la riqueza material que le rodea, aunque no acaba de ser consciente de ello. Una serie de circunstancias inesperadas le colocará en lugares y situaciones que nada tienen que ver con su día a día—en los que la comida estará muy presente— y, tras un periodo de adaptación más o menos duro, se le presentará la oportunidad de regresar a su existencia anterior pero él, ante el estupor de familiares y amigos, no lo hará. Hay mucha autobiografía en este tipo de literatura y aunque narran más o menos la misma historia de cambio y ruptura con vidas monótonas y poco satisfactorias que los que son ficción, los autobiográficos suelen estar escritos con más sentido del humor ya que se centran en las diferencias culturales entre el lugar que dejaron atrás y aquel al que han ido a parar (que suele estar en el sur de Francia o en la Toscana italiana) y las situaciones que surgen del desconcierto que provoca el desconocimiento mutuo.
Algunos son verdaderas joyas como Bajo el sol de la Toscana, On rue Tatin o Un año en Provenza. Otros son facilones y romanticoides, como Sugar and spice, pero todos ellos tienen unas recetas fabulosas. La de pastel de zanahoria que aparece en este último es para morirse.
Casi sin darme cuenta, he reunido una pequeña colección de este tipo de literatura, de la que siempre hecho mano en los momentos de bajón y es que me resulta tan reconfortante como saborear un cruasán recién hecho en una mañana de domingo. Algunos de los títulos que descansan en mi mesilla son Julie & Julia, Hungry woman in ParisConfections of a closet master baker o Bread Alone. Este, aunque casi me da vergüenza confesarlo, es uno de mis favoritos. La historia es previsible y un tanto edulcorada, pero la descripción del proceso de hacer pan, desde la preparación de la levadura hasta que sale del horno, es fascinante.

 

posted by Ainhoa on 10:20 a. m. under ,

4 comentarios:

Perkins dijo...

Qué curioso! La verdad es que no recuerdo nunca haber leído ningún libro de estas características.... Un saludo!

Ainhoa dijo...

Si te animas con alguno, me cuentas.
Besos.

Zamarat dijo...

No he leído ninguno de los que comentas, pero recuerdo que "Como agua para chocolate" tiene unas características parecidas.
Me ha encantado tu entrada: es tan original!!

Ainhoa dijo...

Es cierto, "Como agua para chocolate" tiene características parecidas, pero creo que no había pensado en él por ese tono de realismo mágico con el que está escrito y que lo aleja bastante del tono de las novelas de las que hablo.
Me alegro de que te haya gustado la entrada ^_^.
Besos.

Search