Unos días en el Cabo de Gata

30 de Junio de 2009



Fotografías: Ainhoa y Paco

 

posted by Ainhoa on 12:55 p. m. under

6 comments

Preparativos

23 de Junio de 2009



Mañana a estas horas estaremos en el Cabo de Gata, instalados en Los Escullos y disfrutando del desierto y del mar. Os contaré a la vuelta. ¡Besos a todos! (Se nota que estoy contenta, ¿verdad?)

 

posted by Ainhoa on 2:07 p. m. under

4 comments

¡Viva la fiesta!

19 de Junio de 2009


Como cada año por estas fechas, ya están aquí. Hace un par de días empezaron a montarlas y esta tarde han comenzado a funcionar. Me refiero a las atracciones con las que se pretende animar las fiestas del barrio. Que sí, que vale, que puede que animen a muchos, sobre todo a los que no viven en el perímetro del parque donde están instaladas. Yo vivo justo enfrente, así que me esperan un par de semanas de ventanas cerradas lo que, a pesar de todo, no evitará el sufrimiento que provocan las canciones horteras que se superponen unas a otras y que se repiten sin parar a todo volúmen. O la cansina de la tómbola con el micrófono. Sin olvidarnos de la peña borracha dando voces en el banco que hay debajo de la ventana de mi habitación durante gran parte de la madrugada, por si acaso la música a todo trapo y la cansina de la tómbola y su puto micrófono no fueran suficiente. ¡Viva la fiesta!

 

posted by Ainhoa on 6:59 p. m. under

2 comments

Trabajar

15 de Junio de 2009
La semana pasada me tocó trabajar. Sólo fueron cuatro días en una tienda, un favor a un amigo, pero la cuestión es que, después de más de año y medio de paro voluntario, haciendo lo que me da la gana, sin horarios ni obligaciones, me ha resultado un tanto extraño volver a ese tipo de rutinas: viajar en metro por las mañanas, comer rápido y mal, el dolor de espalda por las noches (no es que haya estado picando en la mina, pero mi espalda se resiente con nada). Lo bueno de todo esto, además del dinerillo extra, es que he vuelto a ser consciente del privilegio que supone poder vivir sin trabajar, que no es que lo hubiera olvidado, pero la sensación se había ido desdibujando con el paso de los meses. Después de estos días he vuelto a sentirme exactamente igual que el día en el que mandé a la mierda a mi amado ex jefe: llena de energía y sobre todo dispuesta a aprovechar cada segundo de mi tiempo antes de que la necesidad me obligue a buscar trabajo de nuevo (aunque no pierdo la esperanza de que me toque el Euromillón, de terminar mi novela y que se convierta en un bestseller o de que aparezca un familiar desconocido que tenga a bien dejarme una cuantiosa herencia).

 

posted by Ainhoa on 10:51 a. m. under

9 comments

Feria del Libro

11 de Junio de 2009


Este año tenía una lista y no funcionó. Después de varias semanas eligiendo con cuidado lo que quería comprar en la Feria del Libro, no pude encontrar ni uno. ¡Por Dios! Si eran Stephen King, Agatha Christie y Harold Brodkey. Vale, el último podía ser un poco difícil, pero los dos primeros... Entre eso, el calor y el montón de gente que había, empecé a desesperarme, pero cuando ya estaba a punto de abandonar encontré uno de los libros de Jamie Oliver y me alegró la tarde. También encontré uno de tartas y empanadas con el que estoy deseando empezar a experimentar. Pero volviendo al de Jamie Oliver, es un libro que contiene recetas sencillas y un montón de fotografías preciosas. Vamos, que aunque no cocinara ninguno de sus platos (eso no pasará porque ya lo he hecho, con muy buenos resultados, por cierto), haberlo comprado seguiría mereciendo la pena porque sólo mirarlo ya es un placer.

 

posted by Ainhoa on 11:50 a. m. under

4 comments

Literatura de viajes

02 de Junio de 2009


Ha llegado el buen tiempo, las ganas de viajar se agudizan y hay que hacer algo para matar el gusanillo hasta que llegue el momento de partir hacia esos destinos repletos de sorpresas, aventuras y exotismo. O de playas y chiringuitos. Una buena forma de ir abriendo boca son los libros de viajes. A mí me encantan. Aquí tenéis cinco recomendaciones, aunque podría hacer mil, pero no es cuestión de que os muráis de aburrimiento.

Viajes con mi tía, de Graham Greene.
Os la recomiendo porque es una novela divertidísima sobre un empleado de banca inglés, cincuentón, soltero y acartonado, que en el funeral de su madre se encuentra con su tía, una anciana de vida desenfrenada que pondrá patas arriba la del sobrino sin ningún tipo de miramientos. La tía Augusta tiene momentos memorables, de verdad.

Viajes con Heródoto, de R. Kapuscinski.
No es una novela, sino las crónicas de los primeros viajes como corresponsal del autor. Su mayor deseo al comienzo de su carrera periodística era cruzar la frontera de su Polonia natal y resultó que como primer destino fue enviado a la India. Tras la India llegaron muchos más países y a todos ellos viajaba con la Historia de Heródoto en la maleta. Y eso es lo que nos cuenta, sus experiencias mezcladas con las crónicas del historiador griego, de una forma exquisita y precisa.

La nómada apasionada, de J.F. Geniesse.
Es la biografía de Freya Stark, considerada la última gran viajera. Comenzó a ser conocida cuando en 1927 fue detenida al atravesar un cordón militar que rodeaba a los rebeldes drusos en las montañas del Líbano. Esta mujer increíble vivió cien años, repletos de aventuras casi todos ellos, porque con más de setenta exploró China y Camboya y condujo un Jeep a través de Afganistán y con casi noventa atravesó pasos del Himalaya a lomos de una mula. También fue autora de numerosos libros de viajes.

El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad.
Un viaje al corazón del Congo cuando era propiedad privada del sanguinario Leopoldo II de Bélgica, y también un viaje a lo más profundo del alma humana. Un relato impresionante.

Una habitación con vistas, de E. M. Forster.
Esta novela narra el viaje, a principios del Siglo XX, de una joven inglesa de clase media, Lucy, y su prima Charlotte (que es más una carabina que otra cosa) a Florencia. Todo comienza porque en la pensión en la que se alojan les dan una habitación que no tiene buenas vistas, lo que provoca que otros huéspedes ingleses, un padre y su hijo, se ofrezcan a intercambiar las habitaciones. A partir de ahí se entablará una relación entre ellos que tendrá consecuencias apasionantes. Una de mis novelas favoritas.

 

posted by Ainhoa on 11:29 a. m. under ,

6 comments

Search