Alan Ball es un genio

29 de Octubre de 2010


Estos días hay un par de series que me tienen sorbido el seso. Una terminó hace un lustro y la otra anda en pleno apogeo. Me refiero a A dos metros bajo tierra y True Blood. La primera la veo todas las mañanas mientras desayuno en el Canal 2 de Digital +; la segunda los lunes por la noche en el Plus. Y el otro día, mientras coreaba a pleno pulmón el tema de la cabecera de True Blood (I don´t know who you think you are…) , me di cuenta de que el creador de ambas es el mismo: Alan Ball. Y entonces recordé que Alan Ball es también el guionista de American Beauty. La verdad es que no sé cómo no me había dado cuenta hasta ahora, porque da igual que los protagonistas de sus historias sean vampiros, encargados de una funeraria o moradores de un barrio residencial, el caso es que a través de ellos Ball pone en evidencia a la sociedad americana y, lo mejor de todo, sin recurrir a un solo tópico. Pero, claro, cuando tienes personajes tan bien construidos, tan corrientes y tan peculiares al mismo tiempo, imagino que las historias casi salen solas. Y lo bueno de Ball es que a todos parece prestarles la misma atención. De hecho, uno de los personajes más atractivos de A dos metros bajo tierra es Billy, el hermano de Brenda— encarnado por el infravaloradísimo Jeremy Sisto—, que ni siquiera sale en todos los capítulos, pero que cada vez que aparece desestabiliza la trama.
Mención aparte merece la estética de las dos series, tan inquietante como fascinante, pero sin que se note, sin que se coma la historia. Por no hablar de las cabeceras, larguísimas, una obra de arte en sí mismas, algo que se echa de menos en las series hoy en día, en las que prácticamente se han eliminado.
Qué bueno que haya gente en este mundo que sepa hacer las cosas también.

 

posted by Ainhoa on 11:25 a. m. under ,

15 comments

más Portugal

24 de Octubre de 2010







Fotografías: Ainhoa y Paco

 

posted by Ainhoa on 8:02 p. m. under

5 comments

Oporto 2010

16 de Octubre de 2010





Fotografías: Ainhoa y Paco

 

posted by Ainhoa on 4:57 p. m. under

13 comments

Freud, ¿dónde estás?

10 de Octubre de 2010

Últimamente en mis sueños pierdo muchas cosas. El otro día perdí unas chanclas mientras estaba en una casa muy grande en compañía de la hermana de una ex-amiga. Luego perdí una cámara de fotos y sé que en algún momento del sueño estuve a punto de perder los pantalones, pero no recuerdo a santo de qué, lo que sí recuerdo es que me los andaba subiendo mientras la hermana de mi antigua amiga y yo íbamos en busca mis chanclas por aquella casa inmensa que tenía las paredes sin lucir.
Un día después, en mis sueños, perdí un bolso amarillo del que, en la realidad, me deshice hace varios años; también perdí una cazadora color salmón en un bar de esos que tienen velas derretidas encima de la barra convertidas en vistosos volcanes de cera. Y al final del sueño perdí la vista. No es la primera vez que me ocurre. Esta vez le estaba preguntando por mi cazadora a la camarera, que llevaba el pelo a lo rastafari, cuando, de repente, me encuentro con que no puedo abrir los ojos. Lo intento con todas mis fuerzas y siento un hormigueo que duele dentro de la cabeza y escucho voces alrededor que hablan de mí y se ríen de mí. Todo es confuso y frustrante. Y entonces me despierto porque, cuando tengo este tipo de sueños, generalmente me despierto antes de haber recuperado la visión.
Freud, ¿dónde estás?

 

posted by Ainhoa on 7:53 p. m. under

8 comments

Pero, Fito, ¡¿qué te pasa?!


04 de Octubre de 2010

Me he pasado en último fin de semana
sacudiendo la melena al son de la música, la intensidad dependiendo del grupo que en ese momento estuviera sobre el escenario del festival En Vivo de Getafe. Siniestro total, Reincidentes, Rosendo, Banda Bassotti, Saratoga, Cicatriz, Los Suaves… Ninguno de ellos están entre mis grupos favoritos, pero unas entradas gratis bien merecen un esfuerzo capilar. El fin de fiesta lo ponía Fito, que, cada vez más reblandecido, tampoco es que me entusiasme, pero ya fui a uno de sus conciertos hace un par de años y lo pasé bastante bien, así que me apetecía verlo de nuevo. Sin embargo, el concierto fue frío y a ratos incluso aburrido. Y es que cada tema estaba precedido por unas introducciones instrumentales larguísimas que no venían mucho a cuento, el ritmo de algunas de las canciones parecía ralentizado y él tenía pinta de haberse dejado el entusiasmo en el camerino. A eso de la mitad del concierto, cuando no había dicho más que un par de “gracias Getafe”, nos sale con la chorrada de grabar un saludo para los que vayan a su próximo bolo, tal y como hicieron los que habían ido a su anterior concierto en Málaga, cuyo saludo multitudinario vimos proyectado en un par de pantallas gigantes. Me pareció un momento de lo más patético; venga, ¡todos juntos! Y claro, como a la peña le gusta una cámara más que al Piraña un bocata de chóped, pues todos a saludar como si estuvieran asistiendo al espectáculo de sus vidas. Que bueno, a lo mejor era así y esa sensación como de frío era sólo cosa de Paco y mía (que todo se pega), pero lo cierto es que hubo bastante gente que no esperó ni a los bises para salir por piernas. Quizá sean esas hordas de seguidores pijos que ha ido reclutando con los años los que, con su maligna influencia, han hecho que apenas quede rastro del primer Fito—más cañero, más irreverente—, mucho menos de sus años en Platero. O quizá fue sólo un mal día, no lo sé, pero hubo ratos en los que Paco y yo pensamos que un concierto de Modestia Aparte hubiera sido mucho más entretenido.

 

posted by Ainhoa on 6:37 p. m. under

6 comments

Y ahora Lorenzo ganará el mundial

01 de Octubre de 2010

Ya sé que no hablo mucho de deporte por estos lares, pero la verdad es que soy una gran aficionada. A verlo, no a practicarlo. Una estructura ósea no muy estable y una querencia extrema por los sofás y la lectura me han abocado irremediablemente a una existencia bastante sedentaria. Pero, como decía, verlo me encanta. Y esta mañana me llama Paco y me dice que si he visto las noticias y yo le digo que no, que estoy viendo una reposición de A dos metros bajo tierra y él me dice que Dani Pedrosa se ha caído en los entrenamientos libres de Motegi y se ha roto la clavícula y yo pienso: mierda, mierda y mierda. Porque no sólo mi Dani va a tener que sufrir en ese cuerpecillo que Dios le ha dao otra tanda de operaciones (que menuda vejez le espera al pobre), sino que ahora el imbécil de Jorge Lorenzo ganará el Mundial de Moto GP y eso me pone de muy mala leche por varias razones: porque no quiero ni imaginar cómo lo va a celebrar ( a ver si con suerte le da por tirarse a otra piscina con el mono de piloto y no hay nadie para sacarlo); porque si nadie lo remedia (es decir, Rossi o Stoner) se va a hinchar a plantar banderitas de Lorenzo´s land por todos los circuitos que quedan de aquí al final del campeonato (os diré dónde le plantaba yo la banderita de marras…); y sobre todo -y es que el muy idiota no puede evitarlo- porque hará declaraciones de esas que dan ganas de darle dos tortas, con sus frases hechas, su querer quedar bien con todo el mundo para esconder una chulería y una soberbia que aun así le salen por los poros.
Por Dios, qué cabreo tengo.

 

posted by Ainhoa on 11:07 a. m. under

8 comments

Search