Aniversario por capítulos

30 de Noviembre de 2009
Paco y yo somos muy dados a celebrar cumpleaños y aniversarios por capítulos. Por ejemplo, ayer por fin concluimos la celebración de nuestro undécimo aniversario, que en realidad fue el 16 de octubre. Y es que tuvimos que esperar más de un mes para que él disfrutara de mi regalo porque eran un par de entradas para ver el partido entre el Rayo Vallecano y su adorada Real Sociedad (me hace gracia que un avulense sea de la Real). Así que nos fuimos para Vallecas, a pesar del frío y la lluvia, y la verdad es que lo pasamos muy bien. Había muy buen ambiente, con un montón de aficionados de la Real. El partido terminó con empate a tres y aunque hubiera reparto de puntos y la Real perdiera el liderato de segunda división, al menos vimos un montón de goles. Además, nos encontramos con un amigo al que hacía un montón de años que no veíamos. Era compañero nuestro de trabajo en el restaurante en el que Paco y yo nos conocimos. Al acabar el encuentro, nos tomamos unas cuantas cañas con él y un amigo suyo. Ya de vuelta en nuestro barrio, Paco y yo seguimos de cañas, no olvidemos que estábamos celebrando el capítulo final de nuestro aniversario.

 

posted by Ainhoa on 3:15 p. m. under

2 comments

Siri Hustvedt

24 de Noviembre de 2009

Releyendo Todo cuanto amé, de Siri Hustvedt, descubro cosas que no percibí la primera vez. Suele pasar. Por eso me gusta tanto releer, porque es como entablar una amistad con alguien que te ha caído bien tras un encuentro fortuito. Percibo una mayor profundidad en cada gesto de los personajes y creo que es porque ahora sé qué les va a ocurrir. Sus teorías (sí, estos personajes teorizan mucho) ya no me parecen tan abrumadoras y algunos detalles que en su día me parecieron superfluos, un mero ejercicio de egocentrismo estético, ahora me parece que tienen mucho sentido. Ésta es una de las relecturas que más estoy disfrutando, así que desde aquí reivindico a Siri Hustvedt como la gran escritora que es, a pesar de que la sombra de su marido, Paul Auster, sea alargada (y ancha y tupida e incluso asfixiante).

 

posted by Ainhoa on 10:54 a. m. under

6 comments

Las gafas de Sánchez Mazas

16 de Noviembre de 2009

"El día siguiente todo transcurrió con normalidad; al otro día todo cambió. Como cada mañana, Sánchez Mazas se levantó con el sol, cogió el paquete de comida que le habían traído de Mas Borrell y se encaminó al Mas de la Casa Nova; al cruzar el cauce del arroyo tropezó y cayó. No se hizo daño, pero se rompió las gafas. El hecho, que en circunstancias normales le hubiera contrariado, ahora le desesperó: padecía una aguda miopía, y sin el concurso de los cristales la realidad era sólo un puñado ininteligible de manchas. Sentado en el suelo, con las gafas rotas en las manos, maldijo su torpeza; a punto estuvo de echarse a llorar de rabia."
Soldados de Salamina, Javier Cercas

Sánchez Mazas, además de periodista y escritor, fue miembro fundador de la Falange Española, inventó el grito "¡Arriba España!" y fue uno de los compositores de la letra del Cara al sol. También era monárquico y pertenecía a la alta sociedad. Y nada de eso me gusta (y yo soy bastante visceral con mis no-gustos). Pero cuando leí el párrafo que he copiado al principio, perteneciente a Soldados de Salamina, sentí una gran pena por él. En una novela que habla de la guerra y de las miserias del ser humano, ese párrafo que cuenta cómo se le rompieron las gafas mientras se escondía en el monte, tras haberse librado de un fusilamiento seguro, fue uno de los que más me conmovió y es uno de los que más recuerdo. También fue una pena visceral, ajena a la razón y a cualquier expresión espontánea de aquello que una tiene interiorizado; algo como "que se joda el cabrón fascista de mierda". Era una pena de las que se sienten en el estómago al visualizar la imagen de un hombre sentado en el suelo, desconcertado, indefenso y a punto de romper a llorar, con sus gafas rotas en la mano.

 

posted by Ainhoa on 11:54 a. m. under ,

6 comments

Actualizando el blog a base de excusas

09 de noviembre de 2009

Todos los días me levanto pensando que tengo que actualizar el blog, pero al final no lo hago. El caso es que ando escribiendo un relato que quiero enviar a un concurso y eso me tiene ocupada la mayor parte de la mañana. Luego me pongo a cocinar y claro, ahora que una tiene cierta dignidad gastronómica y aspira a que, por poner un ejemplo, la cebolla de sus platos no parezca cortada a mordiscos, pues eso, que al final me quedo sin tiempo para nada más. Podría actualizar el blog por la tarde, pero resulta que después de comer comienzo a perder energía, como Terminator después de ser aplastado por una plancha de acero (porque mis ojos sólo son rojos en las fotos, que si no seguro que se me apagaban). Como consecuencia de ello la creatividad desaparece y aunque alguna vez me ha dado por encender el ordenador dispuesta a escribir algo decente, lo cierto es que no me centro. Así que, para equilibrar mi existencia, dejo para las tardes actividades más o menos prácticas, como hacer la colada o planchar o enseñar inglés a un grupo de preadolescentes macarras, el mejor antídoto contra la falta de energía vespertina sin lugar a dudas.
Espero que este montón de excusas valga como actualización.

 

posted by Ainhoa on 11:24 a. m. under

4 comments

Search