Freud, ¿dónde estás?

10 de Octubre de 2010

Últimamente en mis sueños pierdo muchas cosas. El otro día perdí unas chanclas mientras estaba en una casa muy grande en compañía de la hermana de una ex-amiga. Luego perdí una cámara de fotos y sé que en algún momento del sueño estuve a punto de perder los pantalones, pero no recuerdo a santo de qué, lo que sí recuerdo es que me los andaba subiendo mientras la hermana de mi antigua amiga y yo íbamos en busca mis chanclas por aquella casa inmensa que tenía las paredes sin lucir.
Un día después, en mis sueños, perdí un bolso amarillo del que, en la realidad, me deshice hace varios años; también perdí una cazadora color salmón en un bar de esos que tienen velas derretidas encima de la barra convertidas en vistosos volcanes de cera. Y al final del sueño perdí la vista. No es la primera vez que me ocurre. Esta vez le estaba preguntando por mi cazadora a la camarera, que llevaba el pelo a lo rastafari, cuando, de repente, me encuentro con que no puedo abrir los ojos. Lo intento con todas mis fuerzas y siento un hormigueo que duele dentro de la cabeza y escucho voces alrededor que hablan de mí y se ríen de mí. Todo es confuso y frustrante. Y entonces me despierto porque, cuando tengo este tipo de sueños, generalmente me despierto antes de haber recuperado la visión.
Freud, ¿dónde estás?

 

posted by Ainhoa on 7:53 p. m. under

8 comentarios:

Zamarat dijo...

Eso no es un sueño: es una pesadilla!! Nunca he soñado ninguna de las dos cosas: ni perder cosas ni perder la vista (afortunadamente). Besos!

Ainhoa dijo...

Normalmente no recuerdo nada de lo que sueño, pero cuando lo hago suelen ser cosas así, que pierdo la vista o que necesito llegar a un lugar y por más que corro nunca lo consigo. Bastante angustioso, la verdad.
Besos.

elena dijo...

Veo que algunas de tus noches son moviditas. Creo que Freud te diría que soñar que pierdes cosas refleja tu miedo a la pérdida, no de los objetos del sueño sino lo que simbolizan. Así que piénsalo. Un beso.

Fenosa dijo...

¿Qué te tomaste antes de acostarte?, ¿a cómo lo llevas?, ¿me pasas un poco de lo que sea?
¡MUA!

Ainhoa dijo...

Pues lo cierto es que no tengo muy claro lo que pueden simbolizar esos objetos, Elena, así que me quedo como estaba. La semana que viene hablamos, a ver si me puedes ayudar.
Un beso.

Ainhoa dijo...

¡Fenosa! Ya echaba de menos tus comentarios por aquí. Siento decepcionarte, pero fue un proceso natural, nada de sustancias perniciosas. De todas formas no es nada agradable, así que mejor que no te pase.
Un besazo.

Nando dijo...

Hablas de perder la vista como del que pierde una cámara, o un bolso (aunque lo de la ex-amiga tiene su aquél).
Vaya, como que no es lo mismo ¿no? Ups, se me ha perdido la vista, ¿me la habré dejado en el bar, en el servicio? Oye, si la encontráis, ¿me la dejas apartada en la barra y me paso a por ella luego?
Para mi que quizá te lo tendrías que mirar... y lo de los pantalones también.
Buf, lo que hacía que no entraba en vuestros plogs.
Abrazos desde el Espejo

Ainhoa dijo...

Que no, que "todo es confuso y frustrante". La próxima vez prometo ponerme más trascendental ;-)
Me gusta leerte de nuevo por aquí.
Besos.

Search