Viaje con Clara por Alemania, de Fernando Aramburu

22 de septiembre de 2010

Retomo el blog con un poco de crítica destroyer porque quiero quitarme de encima la desgana que me ha provocado este libro. Y es que una cosa es verte postrada en la cama durante semanas y acabar leyendo los best-sellers que amablemente te presta tu cuñada porque ya no te queda nada por leer, y otra muy distinta es gastarte veinte eurazos, esperanzada tras los entusiastas comentarios de un librero. Las perspectivas eran buenas: el relato de un viaje por Alemania de una pareja en la que ella, escritora, persigue recabar información para su próximo libro. Pero Viaje con Clara por Alemania es en realidad una especie de diario escrito por el marido en el que, además de contar su periplo por el país, nos muestra con más frecuencia de la deseada los bloqueos, frustraciones, manías y rabietas de su esposa, a la que, por su tono, parece odiar más que amar (se refiere a ella como "la señora escritora" con un retintín que chirría). Cada línea tiene un aire pretencioso y un léxico petulante que no vienen a cuento puesto que se supone que esas páginas son un diario escrito a escondidas que nadie va a leer. Y es ese tono absurdo, con el que imagino pretende resultar gracioso o agudo o inteligente o todo a la vez, el que exaspera y desespera y hace que te importe tres pitos lo que te está contando porque lo que de verdad te apetece es matar al librero que te lo recomendó tan fervorosamente.

 

posted by Ainhoa on 7:55 p. m. under ,

3 comentarios:

Zamarat dijo...

Ufff! Desde luego, no quedan ganas de leerlo. Ese tiempo que me has ahorrado!! No he leído nada de Aramburu y tampoco conocía este libro, la verdad, pero ya estoy avisada ante posibles malvados libreros... Jejeje!
Besos!

elena dijo...

¡Has vuelto! Veo que no escogiste la lectura adecuada para tus vacaciones, matemos al librero que será otro petulante como Aramburu, escritor que ya no me apetece leer.
Besos

Ainhoa dijo...

Hola, chicas.
La verdad es que el librero parecía bastante majete, muy simpático él. Creo que le perdonaremos la vida a cambio, eso sí, de que deje de ir recomendando libros por estos mundos de Dios. Afortunadamente en la maleta metí otro libro (este lo acabé justo antes de las vacaciones); me llevé "Medium Raw", de Anthony Bourdain, un gustazo de lectura sin asomo de petulancia.
Besos a las dos.

Search